LOVERA: “LA RECUPERACIÓN REAL DEL SALARIO TIENE QUE SER LA PRIORIDAD”

En este nuevo Día de la Empleada y el Empleado de Comercio, el secretario general del CEC General Pico, Daniel Lovera, habló de los impactos de la pandemia y de su trabajo en función de un futuro que impone nuevas reglas a partir de un panorama complejo.

El senador manifestó que “Empleadas y empleados de comercio no son ajenos a la pobreza estructural y a la pobreza laboral que ha sufrido toda la región en el marco de la lucha contra la COVID-19; la recuperación del salario y el impulso para el fortalecimiento del empleo en el comercio, son ejes que debemos atender para cuidar la dignidad de la familia trabajadora. La realidad se ha transformado y el empleo representa uno de los ejes centrales del cambio en lo que ha sido la migración a las nuevas modalidades”, explicó Lovera.

-¿Cuáles considera que son los principales aspectos para focalizarse en esta etapa?

-Tal como lo plantean la OIT (Organización Internacional del Trabajo) y la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), el desafío central es sostener los derechos conquistados y trabajar por nuevos derechos. Estas coyunturas siempre representan riegos importantes en el mundo del trabajo formal, y hoy, desde la hiperconectividad, se proponen nuevos empleos desprovistos de la protección sindical necesaria, porque surgen zonas grises en las legislaciones vigentes.

-¿Cómo prevé que puedan llevarse a cabo estos cambios sin perjuicio para trabajadoras y trabajadores?

-Como legislador nacional, trabajé con mi equipo la ley de desconexión digital, entendimos que resultaba clave recuperar el tiempo que las personas necesitan para una vida plena, tanto social como familiar. Evitando los abusos que la conexión permanente produce en el plano laboral para poder disfrutar los espacios de tiempo personales, a partir de esta norma se acuñó como expresión la posibilidad de “clavarle el visto a la jefa o al jefe”. Nuestro compromiso es profundizar la mirada humanizante, que empodere y dignifique a la persona que trabaja en un plan de derechos que le aseguren el bienestar propio y el que corresponde a su núcleo de afectos y de vínculos inmediatos.

-¿Cómo entiende que las tecnologías influyen hoy en el mundo del trabajo desde la comunicación?

-Muchas empresas han encontrado en las TIC una herramienta que, queriendo o sin querer, arrebatan derechos que protegemos. Por eso, el rol de las legislaturas es y será fundamental en los próximos tiempos. Legisladoras y legisladores tendrán que poner su responsabilidad y compromiso para salvaguardar la dignidad laboral, que siempre ha sido una de las banderas de protección más importantes que ha sabido llevar el sindicalismo argentino.

“Y considerando las condiciones de precarización que muchas veces se dieron en condiciones de teletrabajo, debemos atender, especialmente, los derechos de las mujeres, poniendo coto a sus responsabilidades laborales para garantizar un marco de equidad sin perder ninguno de los beneficios conquistados, al contrario, trabajando para profundizar el camino transformador que proponen las políticas con perspectiva de género en todos los ámbitos”.

¿A qué se refiere el concepto de pobreza laboral?

-Antes que nada, debo decir que es imperioso recomponer los salarios de convenio porque el sueldo de bolsillo no alcanza. Concretamente, pobreza laboral significa que hoy la persona que trabaja de manera registrada cobra un sueldo que le impide proyectar y que está muy lejos del ingreso que espera. Si esta situación perdura, como está sucediendo hoy, definitivamente los trabajadores y trabajadoras se empobrecen. Debemos recuperar el imperiosamente el valor del salario en Argentina.

-¿Cómo considera ese impacto en el gremio de comercio en esta pandemia y cómo ve la perspectiva futura?

-Celebramos el día de empleadas y empleados de comercio y debemos ser optimistas. Tenemos un gremio fuerte, con un compromiso visible y, desde lo personal, una batería de propuestas presentadas en el Senado de la Nación en los seis años de acción que cumplo este 2021. Mucho de ese trabajo, como fue el derecho a la desconexión, el teletrabajo, las licencias por maternidad y paternidad, la licencia por adopción y tantas acciones específicas que involucran al sector, nos entregan la esperanza de tener, además del trabajo hecho, mucho conocimiento; con equipos que me seguirán acompañando en un proyecto de acción política preparado para contribuir con acciones al bien común del pueblo pampeano.

“Tenemos un gran compromiso con la integración del territorio, ofreciendo un marco de formación complementario al desarrollo que profundiza de nuestras acciones. El equipo sindical hace décadas que trabaja, considera y respeta a la sociedad piquense y de todo el norte provincial, siendo un orgullo para nuestra provincia en materia de derechos. Así es como nos integramos las y los mercantiles, y les aseguro que todo nuestro trabajo nos confirma en un lugar de conquistas que no solo nos permite soñar con la recuperación económica para superarnos, también nos abre los ojos para ver y valorar la heroicidad de empleadas y empleados de comercio que nos proveyeron productos y servicios esenciales asumiendo riesgos que jaqueaban su salud y su vida. A cada una y a cada uno, toda la fuerza y muchas, muchas gracias”.